AMS, proveedor del sistema Face ID de los iPhone, anuncia un nuevo sensor que funciona ‘detrás de la pantalla’

 

El proveedor de Apple AMS (Austria Mikro Systeme), que proporciona  sensores ópticos con funciones de reconocimiento facial en 3D para los modelos de la serie iPhone X,  ha anunciado un nuevo sensor para la pantalla, denominado TCS3701.

 

La empresa austriaca AMS, que cotiza en Suiza, no identifica a Apple como un cliente, pero los analistas estiman que el gigante tecnológico de Cuppertino representa alrededor del 45 por ciento de sus ventas.

 

La compañía se refiere al TCS3701 como “Behind OLED” y consiste en un sensor de proximidad IR y una luz RGB que mediría con mayor precisión la intensidad de la luz ambiental, todo colocado justo debajo de la pantalla del smartphone. Eso significa que el sensor de iPhone que actualmente se aloja en el notch, se puede ocultar por debajo de la pantalla.

 

“Al desarrollar este nuevo sensor Behind OLED, AMS permite a los fabricantes de smartphones lograr la mayor relación posible entre pantalla y el terminal”

 

La tecnología usada en los dispositivos como los últimos iPhone, puede escalar al siguiente nivel y permitirá a los diseñadores eliminar casi por completo, cualquier resto de muesca en la pantalla. Esto nos acercaría un paso más a las tan deseadas pantallas con proporción del 99% útil.

 

IPHONE Face ID

 

La tecnología que actualmente montan los sensores Face ID de los iPhone X, consta de varios componentes diferentes.

Estos componentes incluyen una cámara de infrarrojos, un iluminador de área por proyección, un sensor de luz ambiental y un proyector de puntos. El sensor AMS solo ayuda a eliminar un par de ellos. Para otros, todavía necesita un espacio o una notch en la pantalla del terminal.

Esta noticia augura una tendencia destinada a eliminar esta muesca, meseta, isla o ceja de las pantallas de nuestros terminales.

Los diseñadores de Apple ya han hecho alusiones a la idea de retirar este sistema en una próxima generación, aunque todavía no es posible eliminarlo del todo.

En principio vamos a seguir viendo teléfonos con pantallas taladradas, o con la llamada “gota” en el centro de la pantalla.

El teléfono “todo pantalla” se hará un poco de rogar, pero finalmente alguien lo logrará.

 

Por el momento solo podemos conformarnos con las pantallas gigantes del iPhone XS Max y su notch, o con el sistema de pantalla deslizante del Xiaomi Mi Mix 3.

Deja un comentario